Seleccionar página
Retrofit transformar coche viejo en eléctrico

Apostar por la movilidad eléctrica es una de las opciones que tenemos a nuestro alcance para ganar en sostenibilidad. A la mayoría nos encantaría poder cambiar nuestro viejo coche de diésel o gasolina por otro nuevo, con tecnología híbrida o eléctrica. Pero hoy en día, esto no está al alcance de todos los bolsillos. Aun así, existe una alternativa algo más económica, que permite convertir un vehículo de combustión en coche eléctrico. Es legal y además, fomenta la economía circular. Hablamos del retrofit.

¿No sabes de qué hablamos? Sigue leyendo y te explicamos qué es.

De coche contaminante a eléctrico y sostenible

Aunque se abaraten poco a poco, el precio de los vehículos con cero emisiones sigue siendo caro para la mayoría. Así que toca buscar soluciones creativas y más económicas para una movilidad particular más sostenible. Como el retrofit, que consiste, básicamente, en transformar un vehículo convencional usado en un coche eléctrico, cambiando su tecnología.

¿Y cuánto cuesta hacer esto? Con el retrofit, tener nuestro propio coche eléctrico reconvertido nos saldría, aproximadamente, por la mitad del precio de comprar uno nuevo.  El vehículo adaptado nos permitirá desplazarnos de forma sostenible y ahorrar dinero, aunque no tendrá las mismas prestaciones que un eléctrico de estreno. Esta es una de las pocas desventajas del retrofit. Pero esto lo veremos al final.

¿Qué hace falta para transformar un coche de combustión en eléctrico?

Lo primero que necesitamos para poder aplicar el retrofit es un vehículo usado. No importa que el motor falle, que pierda aceite o que en el salpicadero el cuentakilómetros marque más de 200.000… Lo importante es que tenga las ITV en regla. Y si es un coche pequeño, mejor que mejor. Esto hará que su consumo eléctrico sea menor y tenga más autonomía.

Si ya tenemos el coche, el segundo paso es empezar con la parte mecánica del retrofit. Si no tienes los conocimientos y elementos adecuados, existen especialistas que nos pueden ayudar. Navegando un poco por internet, encontramos empresas como Elektrun cars, ecoche, ic2ev o Little cars. Todas ellas pueden ayudarte a sustituir la mecánica de combustión de tu viejo coche, por una nueva 100% eléctrica. Y, además, hacerlo de forma que puedas seguir circulando con él de forma legal.

Y aquí es donde entramos en la parte más compleja y farragosa: la legalización. Aunque el retrofit está permitido en nuestro país, la homologación de estos vehículos ‘tuneados’ es algo complicada. En Francia, en cambio, el proceso legal es mucho más sencillo desde 2020 y se puede hacer con un certificado del taller mecánico autorizado que ha hecho la reforma.

¿Cuáles son las ventajas del retrofit?

Además de ser una tendencia que fomenta la sostenibilidad y el reciclaje, el retrofit tiene también otras ventajas.

• Fomentas la economía circular. Impulsar la transformación de los coches convencionales es una forma de fomentar la economía circular.

• Al reciclar tu coche, ayudas al planeta. Ruedas, chasis, asientos, cristales… Con el retrofit, le estás dando una segunda oportunidad a un montón de materiales que, de otro modo, acabarían siendo residuos en un desguace.

• Reduces tu huella de carbono. Al transformar tu coche en eléctrico, le ahorras a la atmósfera un montón de emisiones de CO2 y otros gases contaminantes procedentes de los combustibles fósiles. Por no hablar de la huella ecológica que supone la fabricación de un coche nuevo.

• Ahorras dinero. Además de ahorrarte parte del coste de un coche eléctrico nuevo, también ahorras dinero en el uso de tu vehículo. Es  más barato cargar tu coche con electricidad que llenar el depósito de gasolina o diésel.

• Contribuyes a fomentar la movilidad sostenible. Con el retrofit, ayudas a aumentar el parque de coches eléctricos en circulación.

https://escandinavaelectricidad.es/blog/retrofit-coche-electrico/